Antes de subir al ring, la ‘Barby’ Juárez comparte su historia con guanajuatenses

0
11

La vida para Mariana “la Barby” Juárez no ha sido fácil. Ha recibido tantos golpes dentro del ring como fuera de él, pero ninguno la ha derrumbado; por el contrario, la han hecho más fuerte.

Hoy enfrenta el reto más grande: convertirse en la única mexicana en haber logrado cuatro títulos mundiales en diferentes divisiones, “vamos por el título supergallo y vamos a ganar”,  promete con seguridad a más de mil 500 estudiantes de la Escuela Secundaria Técnica no. 5 de Irapuato.

La boxeadora impartió la conferencia “Domina la Prevención” en la que compartió su historia de vida con alumnos, profesores, padres de familia y autoridades.

No hay plazo que no se cumpla: la cita es el próximo sábado 11 de noviembre en Irapuato donde la “la Barby” enfrentará a la alemana Alesia Graf por el título supergallo del Consejo Mundial de Boxeo y se está preparando duro para conseguir el campeonato, pero ¿cómo una mujer ha logrado conquistar la cima del triunfo?, “la disciplina me llevó a donde estoy”, contesta la Barby.

Mariana nació en la Ciudad de México en un ambiente adverso y peligroso para cualquier joven “a un lado de mi casa vendían droga, en la esquina vendían también… era un lugar muy peligroso, nada agradable”.

Cuando comenzó a entrenar box recibió duras críticas porque dedicó su vida al deporte “me olvidé de todo, de los amigos, de las fiestas de cualquier distractor”.

A los 19 años tuvo su primera pelea, entonces alguien se acercó a ella y le dijo “tú puedes ser campeona del mundo”, una frase que caló en lo más hondo de su mente y desde entonces no ha parado.

Contra viento y marea, peleas perdidas,  pobreza, desempleo y en una situación de mamá soltera, la Barby ha obtenido tres títulos mundiales y va por el cuarto.

“Si ustedes quieren ser futbolistas, médicos, basquetbolistas, arquitectos, tienen que ser muy disciplinados”, dijo a los jóvenes a quienes mostró videos de sus peleas, tanto de sus triunfos como de sus fracasos.

“Recuerden bien: todo lo que hacemos trae consecuencias… si cometen errores deben de trabajar en ellos, si se caen levántense…”

La boxeadora obsequió guantes autografiados a siete alumnos con promedio de diez perfecto: Hannia Lissete Medel Varela, Mariana Crisóstomo Domínguez, María Fernanda Cornejo Vargas, Patricia Núñez Lópéz, Yajaira Diana Noriega Palma, Alfredo Ramírez Jiménez y Danna Paola Mosiño.

Posteriormente convivió con los estudiantes con quienes se tomó fotografías y firmó autógrafos; para luego retirarse del plantel a continuar con su entrenamiento.