February 24, 2017
You can use WP menu builder to build menus

Azúcar y Ciudad: Por: Javier Hinojosa

Nov 24, 2015

 

descarga

 

 

 

 

 

 

 

“Tengo altos niveles de azúcar en la sangre, pero la diabetes tipo 2 no me va a matar. Sólo tengo que comer bien, hacer ejercicio y perder peso. Se que haciéndolo voy a estar bien por el resto de mi vida”

 

 

                                                                                 Tom Hanks, actor norteamericano.                               

                           

El pasado 14 de Noviembre se celebró un evento que, como tantos, pasó desapercibido para la mayoría de nosotros: el Día Mundial de la Diabetes, instaurado desde 1991 por la Federación Internacional  de la Diabetes con el objeto de “ dirigir la atención del público hacia las causas, síntomas, complicaciones y tratamiento de esta grave afección, que se encuentra en constante aumento en todo el mundo”.

El  Observatorio Mexicano de Enfermedades no Transmisibles (OMENT) nos apunta que desde el 2013 la diabetes mellitus es la primera causa de muerte en nuestro país y que México ocupa el primer lugar a nivel mundial en incidencia de diabetes mellitus tipo 2 en personas de 20 a 79 años, por otra parte la OCDE nos dice que México ocupa el segundo lugar a nivel mundial en prevalencia de la obesidad. Aquí en Guanajuato el 30% de la población tiene sobrepeso y 23% obesidad, es decir, 2.9 millones de guanajuatenses presentan alguna de estas condiciones y la cantidad de muertes por diabetes por cada 100 mil habitantes en el estado se ha incrementado de 47 a 84 entre 1998 y 2013, bastante por encima de la media nacional(1).

La presencia de este mal se asocia principalmente con el sedentarismo, el sobrepeso y los malos hábitos alimenticios. Existen dos tipos de diabetes: la del tipo 1 que se presenta cuando el páncreas no genera insulina y la del tipo 2 cuando la insulina que se produce no se usa de manera eficiente. La insulina es la responsable de que el azúcar de los alimentos sea absorbida por las células del organismo para dotarlo de energía y ponerlo en movimiento, si esto no sucede, con el paso del tiempo la glucosa se queda circulando en la sangre y va dañando los tejidos, provocando en los pacientes desde edades tempranas incapacidades diversas para trabajar, pérdida de la dentadura, mutilaciones, ceguera y altísimos costos en medicamentos y atención médica.

Se nos olvida que hemos heredado un organismo que durante millón y medio de años se ha dedicado a gastar cotidianamente una formidable cantidad de energía en actividades físicas para sobrevivir y buscar sustento, aún cuando el hombre se tornó sedentario hace 10 mil años, su actividad física seguía siendo intensa: caminar, correr, cazar, sembrar, nadar, escalar, remar, cosechar, cortar madera, construir, pastorear, pelear, todo era a mano y a pié y requería de esa energía generada por el proceso mencionado, adicionalmente, durante todos estos años el hombre estuvo consumiendo alimentos naturales poco procesados. Es en los últimos 100 años que empezó el desorden, en tan sólo este minuto de la eternidad y en nombre de la comodidad y una malentendida modernidad, pasamos de ser sedentarios activos a sedentarios exageradamente pasivos, y en el mismo breve lapso hemos hecho a un lado los buenos hábitos de nuestros ancestros para convertirnos en consumidores compulsivos de alimentos altamente procesados, movidos por publicidad, sabor y conveniencia más que por sus cualidades nutritivas; mientras tanto, nuestra genética heredada sigue funcionando igual y produciendo las mismas cantidades de glucosa que producían nuestros antepasados sin aprovecharla como ellos lo hacían.

En cuestión de indicadores que favorecen la diabetes, Guanajuato se cuece aparte con cifras alarmantes: Último lugar nacional en activación física, tercer lugar en consumo de alimentos con alto contenido calórico, séptimo lugar entre los estados con menor lactancia materna, sólo el 14% de nuestras escuelas cuentan con bebederos y solo el 42% con instalaciones deportivas en uso.(1)

Toda esta estadística ominosa debiera ser suficiente para reflexionar y cambiar los malos hábitos que nos exponen por igual a ricos y pobres junto con nuestros hijos a los riesgos de padecer esta terrible enfermedad. Existen desde luego muchas líneas de acción, la Secretaría de Salud ha lanzado una magnífica y original campaña con 3 recomendaciones claras y directas dirigidas a cada uno de nosotros: Chécate, Mídete, Muévete. Adicional y paralelamente habría que cambiar la forma como estamos construyendo nuestro entorno y destinar una proporción mayor de los fondos federales de movilidad urbana hacia la movilidad no motorizada (peatonal y en bicicleta). Resulta absurdo ir al gimnasio a rentar una caminadora mientras nos movemos de un lado a otro sentados en un automóvil. Nuestro organismo está diseñado para caminar, no así nuestras ciudades, ya que la forma en que las construimos condiciona en buena medida nuestros hábitos y nuestra salud, se ha visto que en donde se abren espacios amplios donde caminar o andar en bicicleta con seguridad, de inmediato son utilizados y agradecidos.

No podemos seguir siendo ciegos y sordos a estas señales que nos dicen con elocuencia lo mal que se están haciendo las cosas, está en nuestras manos cambiar el rumbo, transformando y construyendo nuestras ciudades en lugares amables y humanos que nos brinden la oportunidad de regresar a nuestros orígenes para que hagamos del movernos una actividad cotidiana y rutinaria que nos mantenga sanos y en forma, reduciendo de paso la contaminación y el estrés, fuente de otras enfermedades igualmente siniestras.

 

Javier Hinojosa

[email protected]

www.javierhinojosa.mx

 

(1)Boletín Iplaneg, Día Mundial de la Diabetes: http://seieg.iplaneg.net/seieg/doc/Boletin_DIABETES_2015_11_23_1448296727.pdf

 

 

 

Read More

La Opinión en Asi Sucede ¿De quién es la calle? , Por: Javier Hinojosa

Nov 3, 2015

 “La mente es como un paracaídas… No sirve si no se abre…”

                              

Anónimo 

Tomemos por un momento una calle cualquiera de un municipio cualquiera de nuestro querido Guanajuato y veamos como se distribuyen los 900 m2  que ocupa el espacio entre los 9 metros promedio que tienen de ancho de pared a pared y los 100 metros de largo también promedio que tienen la mayoría de ellas. Por definición este espacio debería ser público, es decir de todos. La realidad nos demuestra que este espacio esta muy lejos de ser de todos, veamos cuanto le toca a cada quien:

–       Empecemos por los los peatones que son los más y quienes debieran disponer del mayor espacio para poder caminar y trasladarse cómodamente, pues bien, a estos les tocan 80 espléndidos centímetros de banqueta de cada lado (sin descontar postes, escalones, árboles y otros obstáculos) por lo que haciendo la cuenta les están tocando 160 m2 (1.6 m x 100 m) de los 900 m2, apenas un 18% del total del espacio de la vialidad.

–       Sigamos con los autos estacionados, un auto requiere en promedio 12.5  m2 para estacionarse ( 2.5 m x 5 m) por lo que habría espacio para unos 20 automóviles que ocuparían 250  m2, un generoso 28% de la vialidad, una y media veces más que el espacio dedicado a los miles de peatones que batallan para transitar por las angostas banquetas.

–       Los 490  m2 restantes, el 54% de la vialidad pública son para su majestad el auto en circulación, los escasos camiones de transporte público y ahora los cientos de motociclistas que pululan temerariamente entre  los autos en movimiento.

Aparte del minúsculo y accidentado 18% otorgado a los peatones hay que considerar que personas con discapacidad en sillas de ruedas, ancianos, señoras con carriola y, desde luego ciclistas, no son tomados siquiera en cuenta por nuestros alcaldes y planeadores urbanos en la distribución de este espacio vital.

En resumen la clásica regla del  80/20, 80% del espacio para el 20% de la población, lo que nos muestra como de manera constante y metódica las autoridades de todas nuestras ciudades han venido, desde mediados del siglo pasado, distribuyendo el espacio público por excelencia que son las calles, de una manera  completamente injusta e inequitativa, privilegiando a la minoría motorizada y al desdeñable otorgamiento de cocheras gratuitas a costa de todos los demás. Pesa más en el ánimo de los funcionarios el temor a la irritación de 20 automovilistas que se han apropiado del 30 % de este importante espacio público como cochera privada, que la posibilidad de resarcir esta inequidad cediendo este valiosísimo espacio en forma de una banqueta más amplia y una ciclovía a los miles de peatones que transitan penosamente día a día por la misérrima y accidentada superficie que les han concedido y a los cientos de ciclistas que circulan de manera peligrosa y desventajosa como obstáculos impertinentes al flujo de vehículos motorizados.

Gracias a esta triste desigualdad, en las calles de nuestras ciudades se escriben diariamente dramáticas historias que van desde tropezones, inconveniencias, caídas, sustos y percances, hasta mortales accidentes de peatones y ciclistas que terminan sus vidas atropellados en el asfalto como daños colaterales menores e inevitables producto de un malentendido progreso y modernidad en nuestras ciudades.

La solución a esta perversa situación está al alcance de los bolsillos y las posibilidades de los alcaldes recién electos junto con sus ayuntamientos y directores, solo se requiere mente abierta y un poco de voluntad y determinación para acondicionar los baldíos de las ciudades  con tepetate y gravilla marcando cajones con raya de cal a fin de liquidar las cocheras gratuitas que nunca debieron de haberse instalado sobre la calle y regresarle estos espacios en forma de banquetas amplias y ciclovías delimitadas con boyas a quienes lo merecen en primer lugar: los miles de pacíficos, nobles y sufridos ciudadanos que padecen cotidianamente las consecuencias de la deplorable e inequitativa planeación urbana tan característica de nuestras ciudades.

Cada viaje que se hace a pié, en bicicleta o en transporte público es un auto menos en circulación. En la medida en la que las autoridades favorezcan estas alternativas a la movilidad, estarán por una parte haciendo más fluido el tráfico con modestas inversiones y por otra evitando las costosas intervenciones asociadas a la movilidad en automóvil. Conductores y autoridades debiéramos proteger, cuidar y ver con simpatía a peatones y ciclistas ya que son aliados que propician la fluidez vehicular y no estorbos a nuestro paso.

La nutrida y emotiva participación de jóvenes ciclistas en el reciente Congreso Nacional de Ciclismo Urbano en la ciudad de León muestra una voluntad ciudadana por cambiar este estado de cosas, por alzar la voz por encima de la minoría influyente que se mueve en automóvil y de la obstinada complacencia de los funcionarios que toman las decisiones a favor de los menos que hacen más ruido y están más cerca, al margen de las verdaderas necesidades de distribución del espacio público, olvidándose por completo de que la calle es de todos y para todos.

 

Javier Hinojosa

[email protected]

www.javierhinojosa.mx

 

Read More

La opinión en Así Sucede, La importancia de escribir bien el domicilio, Por: Javier Hinojosa

Oct 27, 2015

                                                                                     

Información que no se digitaliza unifica y homologa es información estéril

    Sentido común.

 

Según el último censo, nacen en México un promedio de 5,800 bebés cada día, para cada uno de ellos se capturan en forma digital en las oficinas del Registro Civil de todos los municipios del país información relevante, como la fecha, los nombres de los recién nacidos y los de sus padres, sexo, ocupación, si es producto de matrimonio o es madre soltera así como el lugar de nacimiento y desde luego el domicilio.

Esta es una actividad rutinaria que podría ser fuente primaria de información estadística general a compartir a todas las dependencias gubernamentales para que con la magia de Google y sus plataformas compartidas se pueda referenciar en mapas que contienen multitud de capas con datos como coordenadas, predios, metros construidos, valor catastral, tomas domiciliarias, nivel socioeconómico, muertes, robos, enfermedades, número de personas por vivienda, grado académico, etc. con todas las ventajas que esto implica y respetando desde luego la respectiva confidencialidad y protección de los datos personales.

Sin embargo, hay un pequeño detalle que hace que muchos de estos registros administrativos capturados diariamente se pierdan y no se puedan integrar a esta gran plataforma: Por ejemplo si un funcionario de algún municipio o dependencia escribe Bulevar Miguel Hidalgo 350 Int. 3, Morelos, mientras otro escribe Blvd. Hidalgo No. 350-3, Colonia Morelos Código Postal 36450 Gto. y otro le pone Miguel Hidalgo 350 interior 3 C.P. 36450 o Hidalgo 350 a secas el sistema no lo podrá integrar ya que habrá información diferente para ciertos campos mientras que otros permanecerán vacíos, quedando la información archivada inútil y aisladamente en las computadoras de la oficina en cuestión.

¿Quién de ustedes estimados lectores, no ha tenido que ir al registro civil a corregir un nombre de un acta de nacimiento y recorrer un viacrucis burocrático para tratar de enmendarlo?

A esto habría que agregar los casos en los que los administradores públicos subcontratan a empresas privadas para la explotación y manejo de las bases de datos perdiendo los primeros el control de las mismas y casándose de por vida con estas empresas.

Para remediar esto se aprobó desde el 2010 a nivel federal la Norma Técnica sobre Domicilios Geográficos,  “a efecto de contribuir con registros de Domicilios Geográficos homogéneos para su integración al Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica, y suministrar información de calidad, pertinente, veraz y oportuna a la sociedad y el Estado, a efecto de coadyuvar al desarrollo nacional”(1).

 En otras palabras, una norma que pretende homologar toda la información geográfica de los domicilios de viviendas y establecimientos, a fin de que los registros administrativos de la administración pública puedan ser comparables.

En este sentido, si la captura de los datos de un albañil que registra a un tercer hijo se hiciera correctamente desde la primera vez y la información se compartiera con Desarrollo Social, Salud y Educación, en automático podrían canalizarse programas de apoyo de dichas dependencias a esa familia. Adicionalmente, otros programas y otras importantes conclusiones podrían derivarse si los registros que provienen de la policía, del hospital o de las escuelas son correctamente capturados y debidamente compartidos.

Aunque esta norma ya lleva 5 años y a un funcionario con mediana preparación le tomaría tan solo unas cuantas horas capacitarse en su aplicación(1), es fecha que son solo unos cuantos los municipios y dependencias que están haciendo la tarea correctamente.

Adicionalmente, la mayoría de las dependencias en el estado cuentan con su propio departamento de información, misma que no siempre está homologada y compartida de manera abierta con las demás dependencias o con el mismo Iplaneg que es el responsable del manejo de la información a nivel estatal, esto desde luego genera redundancias innecesarias e incrementos en los costos del gasto corriente de la entidad.

Algunos estados de la república como Colima y Aguascalientes ya han aplicado la norma y  tienen todo el registro civil con información homologada. Incluso estos y otros estados ya han implementado modernos kioskos automatizados para la expedición de actas de nacimiento y otros documentos. Desafortunadamente Guanajuato no está en la lista de los más aplicados.

Vivimos tiempos de sobreabundancia de información, y aunque la tecnología nos pone a la mano poderosas computadoras y novedosos y sorprendentes programas, no existe un análisis puntual, frio, imparcial, expresado de manera clara y simplificada que nos permita a los ciudadanos calificar el desempeño de nuestros gobernantes y  al gobierno afinar la toma de decisiones en la orientación de los presupuestos. No solo para para mostrar una gestión más optimista que la que se vive en las calles, o justificar decisiones tomadas al margen de dicho análisis.

Si queremos que Guanajuato sea un estado de vanguardia es importante, por una parte trabajar de la mano con la Secretaría de la Función Pública estatal y el Iplaneg quienes serían las instancias deseables encargadas de apoyar la implementación y verificación de la aplicación de esta norma en municipios y dependencias y por otra, sumar a todos estos para que homologuen y compartan su información y la integren al Iplaneg quien conforme al Artículo 40 de la ley de Planeación del estado queda a cargo del Sistema Estatal de Información Estadística y Geográfica.

Si logramos suministrar a la sociedad y al estado información de calidad, integral, pertinente, veraz y oportuna y somos capaces de analizarla y derivar de ella  indicadores que nos permitan afinar el diagnóstico y mejorar la puntería para la definición de las Políticas Públicas y la asignación de los dineros, estaremos en camino de construir un Guanajuato más próspero y desarrollado.

Read More

La Opinión en Así Sucede, ciudades disfuncionales, Por: Javier Hinojosa

Apr 7, 2015

 

“El progreso tecnológico sólo nos ha proporcionado medios más eficientes para ir hacia atrás.”

Aldous  Huxley

 

No dejan de sorprendernos los avances tecnológicos, todos los días aparecen nuevas invenciones que nos maravillan y despiertan nuestro interés. En tan solo 100 años los aviones han pasado de ser frágiles, pequeños y lentos a grandes, veloces y eficientes aparatos que han hecho del planeta un lugar más pequeño, la medicina ha avanzado sorprendentemente al grado de que hoy en día los implantes de órganos son cosa corriente y, junto con los científicos de robótica se han desarrollado prótesis inteligentes que permiten a personas sin piernas o brazos el milagro de caminar y usar miembros artificiales, los trenes en Europa y Asia recorren grandes distancias a colosales velocidades transportando miles de personas cómoda, económica y eficientemente (En América pareciera que hubiera un boicot a este magnífico y sustentable medio de transporte)

Quizá nada como Internet que, junto con la acelerada evolución de los procesadores miniaturizados y de increíble capacidad y los ingeniosos programas que los acompañan, nos permiten hacer con nuestros artefactos digitales cosas impensables hace apenas unos años en prácticamente todas las áreas y, aunque estamos pagando un alto costo con la pérdida de nuestra privacidad, ha democratizado y revolucionado de manera ilimitada las posibilidades de difusión del arte, la ciencia y el conocimiento.

Lo mismo ha sucedido con prácticamente todo:  autos, televisores, aparatos de sonido, elevadores, celulares, enseres domésticos, ropa y calzado, correo, transporte de carga, maquinaria para todos los tipos y usos, el comercio, y la banca, todo evoluciona, todo se eficientiza, todo mejora y se vuelve más funcional.

Es de preguntarse porqué el lugar que todos compartimos, donde nos movemos, crecemos, estudiamos, trabajamos, sudamos, nos divertimos, nos casamos y hacemos familia, vivimos y morimos, ese gran organismo viviente que es la ciudad y que tiene que ver con todos, no ha compartido y no se ha montado en esta imparable ola de evolución tecnológica y, en lugar de ser limpio, funcional, eficiente, sustentable y seguro, son espacios enfermos, sedentarios, inseguros, dispersos, distantes y desmembrados, casi paralizados con sus arterias severamente congestionadas con autos, con abultados tumores de basura y con sus ríos contaminados con desechos.

¿Cómo nos podemos explicar que, funcionalidades tan elementales como contar con espacios donde caminar y estar, sistemas para transportarnos o que hacer con la basura, se cubran con los escasos espacios públicos, las banquetas milimétricas y accidentadas que nos caracterizan, el transporte urbano deficiente que padecemos y los sistemas arcaicos de recolección y manejo de residuos sólidos que prevalecen?

La ciudad debe verse como un máquina bien ajustada y aceitada cuyo diseño debiera estar orientado a que cada cosa esté en su lugar y todo funcione a la perfección para cubrir su objetivo fundamental: calidad de vida y satisfacción total de sus habitantes, algo muy apartado de la realidad.

Pocas cosas pueden trascender dejando una huella indeleble para la posteridad y en el corto plazo tener un gran efecto multiplicador y democratizador como lo es mejorar la ciudad en intervenciones acertadas, en donde si algo funciona bien el beneficio es para todos y cada uno de sus miles de habitantes.

Existen en el mundo especialistas con probada experiencia y reputación que manejan tecnología de punta para mejorar y enriquecer las ciudades y que han hecho intervenciones exitosas en diversos lugares:

En el tema de Espacios Públicos contamos con el legendario Danés Jan Gehl con su despacho Gehl Architects y en Nueva York con Project for Public Spaces, PPS.

En cuestiones de diseño de vialidades nadie como la National Association of City Transportation Officials NACTO con toda la experiencia derivada de las intervenciones creativas y exitosas en Nueva York y en espacios compartidos y glorietas eficientes que evitan la selva de semáforos que caracterizan de nuestras ciudades, esta el despacho del británico Hamilton Baillie.

Para asesorarnos en la formación de nuestras Zonas Metropolitanas está Peter Calthorp de Calthorp Associates expertos en Desarrollo Orientado al Transporte y para ir armando en paralelo barrios sustentables Andrés Duany de Duany Plater-Zyberk & Co. en Miami.

En otros temas menos conocidos pero fundamentales para el desarrollo ordenado y planeado de las ciudades y el diseño de los suburbios de acuerdo a que tan cerca están del centro de las ciudades o de las zonas rurales como lo son el Instituto de Códigos Basados en Forma y el Centro de Estudios Aplicados al Transecto.

Todos ellos indispensables para que nos apoyen en la revisión del Código Urbano y la actualización de los manuales, normas y reglamentos que rijan la manera de hacer ciudad y nos dirijan en la construcción de las Ciudades Humanas que merecemos.

Con una pequeña fracción de lo que se gasta en distribuidores viales que no hacen ciudad, podríamos invertir en traer a lo mejor del mundo para implementar en Guanajuato lo último en tecnología urbana para sacar a nuestras ciudades del rezago y obsolescencia en que se encuentran y llevarlas a los niveles de modernidad, eficiencia, sustentabilidad y funcionalidad que reclama la sociedad en estos tiempos.

 

Javier Hinojosa

[email protected]

www.javierhinojosa.mx

 

Ligas de Interés relacionadas con el tema:

 

National Association of City Transportation Officials: www.nacto.org

Gehl Architects: http://gehlarchitects.com

Project for Public Spaces: www.pps.org

Calthorp Associates: http://www.calthorpe.com

Hamilton Baillie Associates: http://www.hamilton-baillie.co.uk

Duany Plater-Zyberk & Co.: http://www.dpz.com

Form Based Code Institute: http://formbasedcodes.org

Center for Applied Transect Studies: http://transect.org

 

Read More

Lo Opinion en Asi Sucede, Aprendiendo a ser irreverentes, Por: Javier Hinojosa

Mar 24, 2015

 

“En los Estados Unidos poca gente confía en ti a menos que seas irreverente.”

                         

Norman Mailer. Escritor Estadounidense.

 

El miércoles de la semana pasada nos quedamos por la tarde sin energía eléctrica las 8 empresas del pequeño complejo industrial donde tengo mi negocio, nos tomó 20 horas lograr que CFE la restableciera, como trabajamos 3 turnos, un paro como estos nos daña enormemente en términos económicos y de servicio, así que a la mañana siguiente al apagón acudí a la oficina de la paraestatal y me dispuse a preguntar que había pasado con esta “empresa clase mundial” y que habría que hacer para que esto no volviera a suceder.

Me asomo a una ventanilla y le digo a una señorita que deseo hablar con el gerente y me dice con cierta autoridad que tome mi turno, acudo dócil a una maquinita con un solo botón que supuestamente te debe dar un papelito con un numerito para que cuando este aparezca en la pantalla puedas pasar a la ventanilla para que la asistente te acompañe a la oficina del gerente.

– Señorita, la máquina no funciona,

– Entonces fíjese bien quienes llegaron antes que usted para que pase después de ellos…

Una señora esta parada frente a una puerta de cristal desde donde se ve a un funcionario en amena charla con una de las secretarias y le pregunto si esa es la oficina del gerente y me dice que sí, que lleva hora y media sin que nadie le ponga cuidado.

En un temerario acto de arrojo ciudadano, abro la sagrada puerta y le digo sin más al gerente:

– ¡Quiero hablar con usted!

Sin disimular su asombro me pregunta:

– ¿Qué se le ofrece?,

– ¡Quiero que me expliquen porqué se tardaron 20 horas en restablecer el servicio en mi fábrica!

– Pase arriba con el ingeniero de distribución.

La osadía me ahorró por lo menos la espera de la señora de la puerta y de las otras 8 personas que llegaron antes que yo para que finalmente me dijeran lo mismo.

Ya arriba, el responsable se disculpó amablemente, me dio su tarjeta, su celular y su radio y me dijo que eso no tenía porqué pasar, que estos eventos deben resolverse en máximo dos horas y que lo podía llamar a cualquier hora de cualquier día si esto volviera a suceder.

Este episodio me hace reflexionar sobre la forma como hemos sido educados en nuestro país desde tiempos de la colonia para tratar con los servidores públicos de todos los niveles, desde el policía de la esquina hasta el presidente de la república, pasando por todos los escalafones de la inmensa burocracia empoderada que nos caracteriza, oprime y asfixia como país y con quienes nos topamos día con día en condiciones no siempre favorables.

¿Como es que siendo nosotros quienes pagamos con puntualidad y sacrificio sus sueldos junto con las generosas prestaciones que los acompañan, nos sentimos intimidados por ellos, nos achicamos, los adulamos, los reverenciamos y tememos represalias si no les damos por su lado? (quizás porque sabemos que llegado el momento si las ejercen, como esta sucediendo hoy en día a nivel federal con el ominoso regreso al autoritarismo y a la intolerancia).

¿Quién de nosotros hace antesala para que lo reciba uno de sus empleados?

¿Quién permite que el tendero le haga cuentas alegres y le cobre de más?

¿Quién consiente que un subordinado le robe, lo engañe o se enriquezca a sus costillas?

¿Quién acepta que un proveedor le entregue la mercancía tarde, cara y de mala calidad y de ribete tenga que pagarle una mordida?

¿Quién paga un curso y acepta que el expositor no sepa del tema o no asista?

¿Quién llega a un restaurante y tolera que no lo atiendan o le traigan la comida fría o descompuesta?

¿Porqué si es su trabajo atendernos y darnos un buen servicio, aceptamos malos tratos, deficiente servicio y que se vayan evaporando vertiginosa y escandalosamente nuestros dineros en el camino?

Ahora que vienen las elecciones podemos empezar a desacralizar a nuestras futuras autoridades y hacer el ejercicio de tratar a los candidatos a diputados, senadores, presidentes y funcionarios con un lenguaje más directo, menos sumiso, inaugurando una nueva forma de hablar con ellos más de igual a igual.

Hay que entender que esto no va a suceder de manera gratuita o voluntaria, es una batalla cultural que nos compete a todos y que comienza por hablar un poco más fuertecito, ser menos tolerante a los malos tratos, exigir transparencia y eficacia y castigar sin miramientos a los deshonestos.

Estoy convencido que si vamos aprendiendo a ser como nuestros vecinos del norte, un poco más irreverentes en nuestra relación con las autoridades, estaremos iniciando un cambio cultural de efectos muy positivos que puede empezar a equilibrar la balanza reduciendo poco a poco el poder de nuestras autoridades y empoderándonos poco a poco como sociedad.

 

Javier Hinojosa

[email protected]

www.javierhinojosa.mx

Read More

La Opinion en Asi Sucede; Política, Planeación y Bien Común, Por: Javier Hinojosa

Mar 17, 2015

 

“La política es una actividad noble. Hay que revalorizarla, ejerciéndola con vocación y una dedicación que exige testimonio, martirio. O sea, estar dispuesto a morir por el bien común.”

Papa Francisco.

 

A lo largo de nuestro paso por el Iplaneg nos hemos dado cuenta de la desconexión que existe entre los planes del Instituto y lo que hacen nuestras autoridades en el estado y los municipios cuando son electos y ejercen el poder, llegamos a la conclusión de que, para salvar este abismo era indispensable un acercamiento entre el Iplaneg y los partidos políticos.

El miércoles pasado, tuvo lugar un evento sin precedentes en el país, a invitación propia instrumentada por la Secretaría de Gobierno, nos reunimos un grupo de consejeros ciudadanos y personal del Iplaneg con los titulares estatales de la mayoría de los partidos políticos en nuestras instalaciones en Puerto Interior, acompañados por el presidente del Instituto electoral del estado, el secretario de gobierno y otras personalidades estatales y federales.

Les comparto algunas de las cosas que se mencionaron en dicha reunión:

Independiente a la filosofía o ideología política de cada uno de los Partidos, todos compartimos un mismo objetivo que es lograr el bien común.

Los Partidos políticos son los instrumentos de promoción de las personas que administrarán las ciudades, así como de las personas que legislarán las políticas públicas al respecto, sin embargo hemos notado que muchas de estas personas llegan a ocupar los cargos públicos sin conocer hacia donde va el estado y su municipio, cuales son las estrategias para su desarrollo y que proyectos son los que están en marcha, hemos visto como se hacen obras desarticuladas, por ocurrencias, inversiones lejos de la mancha urbana que no crean sinergia y no ayudan a hacer ciudad, teniendo como resultado el desorden urbano, los magros resultados en educación, la segregación y desigualdad social que nos caracteriza.

Sabemos que todos los partidos pugnan por escoger a los candidatos con el mejor perfil: Valores como la honestidad, liderazgo, talento y capacidad, deben (o deberían) ser primordiales, sin embargo queremos agregarle un valor adicional a todos ellos que debería ser indispensable: el de que tanto partidos como candidatos estén informados y conozcan a fondo los planes y programas que marcan el rumbo y las estrategias del desarrollo del estado y de los municipios.

El Iplaneg es el encargado de crear, enriquecer, difundir y gestionar la visión a futuro del estado y garantizar que se lleve a cabo y para que esto suceda es indispensable que trabajemos juntos, de nada sirve contar con un notable Instituto de Planeación del País trabajando para crear los mejores planes y estrategias, si quienes toman las decisiones no las conocen y las comparten.

Queremos trabajar con todos los partidos políticos en un esfuerzo de coordinación para compartir y enriquecer la visión estratégica del estado que ha sido construida por la sociedad.

Adicionalmente, los Gobiernos electos tienen obligaciones legales derivadas del Sistema de Planeación para elaborar sus Programas de Gobierno con el fin de hacer más eficaz la administración pública. El Iplaneg es el instrumento del estado que cuenta con todas las herramientas de información y planeación lo que lo hace su mejor aliado para cumplir con este compromiso, adicionalmente es la instancia que mejor puede apoyarlos para coordinar los procesos de formación de los tomadores de decisiones con este sentido estratégico.

Se les explicó a los asistentes el Sistema Estatal de Planeación, el Plan Estatal de Desarrollo 2035, el Programa de Gobierno 2018, los principales Proyectos Estratégicos 2015 – 2018 y un consejero ciudadano les dio una plática sobre Ciudades Humanas poniendo en claro las diferencias entre lo que debería hacerse y lo que se está haciendo.

Lo que sigue es que nos permitan acercarnos a los candidatos de todos los partidos para hacerles un planteamiento similar antes de que empiecen sus campañas, con el objetivo de iniciar una nueva etapa electoral más madura, en la que las campañas pasen del insolente derroche de publicidad y los fastidiosos retratos de candidatos sonrientes que derivan en compromisos y promesas al vapor de obras inconexas con el propósito de obtener el voto a como de lugar, a campañas con más “carnita” en donde se aborden y debatan con conocimiento y profesionalismo los temas de desarrollo urbano, movilidad, educación, seguridad, vivienda, espacios públicos, planeación, y desarrollo económico, verdadera razón de ser de todo este costoso proceso, y después de las elecciones poder instrumentar con los candidatos electos y sus planillas, talleres de planeación para ahondar aún más en el tema y transitar ahora sí hacia la construcción de obras que generen sinergia y transformen nuestras ciudades en ciudades más humanas y funcionales y nuestro estado en un estado modelo, más próspero, educado y seguro.

Es justo mencionar que el Implan en León con todas sus limitaciones, ha puesto orden y ha dado continuidad a lo largo de varias administraciones al proyecto de una ciudad que no sería lo que es sin su gestión, esto es muestra clara de que cuando la planeación va de la mano con los políticos los resultados son favorables.

Hacemos votos para que esta reunión sea el inicio de una relación más estrecha y madura entre la sociedad, el Iplaneg, los Implanes, los partidos políticos y los candidatos orientada a lograr nuestro objetivo compartido de trabajar por el bien común.

 

Javier Hinojosa

[email protected]

www.javierhinojosa.mx

 

Read More

La Opinion en Asi Sucede: ¿Eco-bulevar o Autopista?, Por: Javier Hinojosa

Mar 10, 2015

 

“Los vehículos de motor son ahora más seguros y confiables que nunca, sin embargo cada año más de 1 millón de personas mueren en accidentes de tráfico en todo el mundo, y más de 50 millones resultan heridas.”

                         

Tom Chatfield. Autor y editor bitánico

 

Para quienes manejamos un auto, después de pasar horas en el tráfico a vuelta de rueda en nuestras ciudades, no existe mayor tentación para apretar el acelerador y sentir la velocidad, que una amplia avenida o carretera sin obstáculos de ningún tipo. El flamante Eco-bulevar que une los pueblos del Rincón con la ciudad de León no es la excepción, conforme las máquinas de las constructoras van abandonado la obra y se van abriendo a la circulación los tres amplios carriles tersamente pavimentados con una sólida carpeta de concreto armado, los conductores empiezan a dar rienda suelta al piloto de carreras que llevan dentro rebasando con prisa (y con enojo) a los pocos que queremos hacerle caso, aunque sea por la novedad, a los abundantes señalamientos de 60 kph de velocidad máxima que se encuentran a todo lo largo de la vialidad. A este ritmo, reloj en mano y con la velocidad de crucero del auto fija en 60 kph, se recorre en menos de 10 minutos el tramo que va del distribuidor vial de San Francisco del Rincón a la Maxipista León-Aguascalientes. La mitad del tiempo que, en hora pico toma ir del distribuidor de San Francisco a Purísima o de la Maxipista a Soriana ambos tramos de la mitad de distancia.

A lo largo de esta transitada vialidad hay fábricas, escuelas, fraccionamientos, comercios, poblados e incluso una cantina testigo de varios eufóricos parroquianos que han encontrado la muerte atropellados saliendo del recinto. Ante la inminencia de su inauguración uno se formula varias preguntas: ¿Cómo va a cruzar la gente el bulevar?,¿Se construirán pasos peatonales elevados para que , por igual niños, jóvenes, ciclistas y abuelitas tengan que subir y bajar dos pisos para cruzar la calle? ¿O se harán pasos a nivel para que los autos se detengan mientras los peatones cruzan?.

¿De qué manera ayudará esta obra magna a los miles de trabajadores que van y vienen de una ciudad a otra todos los días y cuyas opciones de transporte son extremas: o pagan un servicio extremadamente caro con el concesionario monopólico o esperan a que un conductor en pick-up les de aventón en la caja con los riesgos que eso implica?, ¿Se abrirán rutas expeditas que lleven a trabajadores, estudiantes y familias por la Maxipista hacia el Poli, la UTL, el Hospital de Especialidades médicas y Puerto Interior o Silao sin que tengan que cruzar todo León?

¿Cómo y que se va a construir en torno al eco-bulevar?  ¿Se pondrán lineamientos para reglamentar accesos, estacionamientos de autos y bicicletas, construcciones, alturas, estilos y usos que le den orden y personalidad al trayecto?, ¿Se crearán parques y áreas verdes a lo largo del recorrido?,¿Se instalarán rotondas o cruceros semaforizados?,¿ O seguirá el mismo caos de Yonkes, vulcanizadoras, bardas pegadas a la banqueta, casas montadas sobre el derecho de vía, puestos de comida, tendajones y cantinas con salida directa al más allá?

La tarea no termina con la inauguración del bulevar, las oportunidades que surgen en torno al transporte público, el ordenamiento urbano, los parques y áreas verdes y los cruces peatonales a nivel son fenomenales, este proyecto debe ser emblemático de una forma nueva de hacer ciudad creando espacios para la prosperidad, la convivencia, la identidad, y la salud cuyos componentes sean la movilidad centrada en la persona, la creación de barrios sustentables y el cuidado del medio ambiente en donde la persona sea rey.

Los 60 kilómetros por hora representan una coyuntura interesante de gestión social, educación y cultura vial. Con refuerzo de la autoridad, una campaña de medios orientada a concientizar a los conductores y el ejemplo que pongamos conduciendo a esta prudente velocidad, disfrutando del relajamiento y recreación que podríamos regalarnos en estos 10 minutos todas las veces que hagamos el viaje, estaríamos mostrando que es posible cambiar nuestros hábitos y refrenar nuestros instintos corredores para respetar y cuidar a peatones y ciclistas.

En nuestras manos está convertir esta magnífica obra en un verdadero eco-bulevar o en una peligrosa autopista más.

Javier Hinojosa

[email protected]

www.javierhinojosa.mx

 

Read More

La Opinion en Asi Sucede, La ciudad de uno, Por: Javier Hinojosa

Feb 24, 2015

 

“México vive obsesionado con todo lo que pudo ser y no fue. ”

                                                

Denise Dresser, politóloga mexicana

 

 

Un buen amigo me hizo la semana pasada en torno al artículo Copenhaguenizar los siguientes comentarios:

Estimado Javier:

No sabría decirte cual ha sido tu mejor artículo pues todos son buenos, pero este es superior por su proyección.

De niño fui a la escuela y a todas partes en bicicleta en León y muchos otros compañeros igualmente no usábamos más que la bicicleta, claro el pueblo medía una décima parte de lo que es ahora. Entonces nuestra querida ciudad merecía el hoy honroso nombre de Pueblo bicicletero, dígase lo mismo de San Pancho.

Pero ¿sabes que mi querido amigo?  Teniendo tu estimada persona un altísimo potencial para transformar el estado, ahora más con tu responsabilidad en el IPLANEG, corres el riego de ser un excéntrico con buena ideas, que en tu presencia dicen cosas buenas de ti y te felicitan, pero que a tus espaldas pases por un idealista cuyas propuestas son comentadas pero no impactan todo lo que debería ser.

¿Qué falta?  

¿Quien le habla al oído a las autoridades que deciden las obras y gastan el presupuesto?

¿Quienes son las personas que a fin de cuentas mueven los hilos y sus propuestas son casi siempre las ganadoras?  La respuesta es fácil: Los que se ven favorecidos en sus intereses económicos y políticos, los aspirantes a presidentes municipales, gobernadores, diputados y senadores, los ricos del pueblo, los dueños de los grandes terrenos dentro de la ciudad, los constructores, los colegios de arquitectos e ingenieros etc.

Es necesario que tus buenas nuevas, tu evangelio de la planeación y los proyectos PROBADOS en el mundo y deseables para el Estado, sean predicados también a esos actores que toman las decisiones y por otra parte sean estimuladas y aplaudidas las acciones por pequeñas que sean, que constituyen el embrión de la copenhaguenización.

¿Se puede ver en el horizonte algo que apunte a soluciones como las que planteas?

¿Se están construyendo ciclovías en las calles que vayan conformando una red que cubra toda la ciudad como lo propones?

¿Ya está en camino la construcción de estacionamientos mas amplios y seguros para las bicicletas en los paraderos de la Oruga?

¿Qué está faltando?

Me da desesperación que tus propuestas sean muy bien recibidas pero poco aplicadas.

Te abrazo con la esperanza de que quede una huella imborrable de tu paso por el IPLANEG.

Les confieso que estos comentarios han calado hondo en mi ánimo porque no es ni la primera vez ni la primera persona que me lo dice, mi señora me cuestiona a menudo que el tiempo y esfuerzo que le robo a la familia y al trabajo de manera gratuita, se traduzca en cambios tibios y aislados que poco se aprecian en las calles y en las obras: con la honrosa excepción del SIT en León que ha logrado ser un referente nacional, el transporte público en el resto de nuestras ciudades sigue siendo el mismo, caro, ineficiente y de mala calidad de toda la vida, la implementación de banquetas anchas y ciclovías es lenta y esporádica, las banquetas en su mayoría siguen igual de minúsculas y accidentadas, las ciclovías, los parques y los espacios públicos siguen escaseando, la apuesta a la movilidad sigue siendo hoy más que nunca orientada al automóvil y los peatones y ciclistas siguen siendo atropellados como moscas en las calles y avenidas sin que a nadie le quite el sueño. Ya están encima las nuevas elecciones y nos aprestamos para ser testigos una vez más del derroche electorero, del reciclaje de políticos y reacomodo de los miembros de los partidos en la nómina gubernamental, con una agenda seguramente ajena a los temas fundamentales para la construcción planeada y ordenada de nuestras ciudades.

Parafraseando el título del libro “El país de uno” de Denise Dresser de reciente publicación e imprescindible lectura, yo los invitaría que compartiéramos juntos la responsabilidad de construir “La ciudad de uno” una responsabilidad que no es solo de las autoridades, ni solo del Iplaneg, ni solo de los ciudadanos de a pie.

Construir “la ciudad de uno” es responsabilidad de todos y a todos nos debe calar hondo en nuestro ánimo el saber como debe ser nuestra ciudad y ver que siga siendo la misma.

 

Javier Hinojosa

[email protected]

Read More

La Opinion en Asi Sucede, “Copenhaguenizar”, Por: Javier Hinojosa

Feb 17, 2015

 

“Hace 40 años Copenhague estaba tan atestada de autos como cualquier otra ciudad, pero ahora el 41% de la población que va al trabajo o a la escuela lo hace en bicicleta y el 55% de sus habitantes utilizan su bicicleta diariamente por toda el área metropolitana.

Copenhaguenizar es posible en cualquier lugar.”

                         

Copenhagenize.com

 

Lo primero que le sugiero a mis amables lectores es empezar a perderle el miedo al vocablo “Copenhaguenizar”, entrarle con cautela pero con determinación, separándolo en sílabas primero Co-pe-nha-gue-ni-zar, pronunciándolo despacito y conforme se vayan sintiendo más cómodos, pueden irse aventurando a repetirlo varias veces sin equivocarse, cada vez más rápido hasta que algunos probablemente logren pronunciar sin error el siguiente trabalenguas, más complicado de realizar que de decir:  “Guanajuato no está copenhaguenizado, está automovilizado, hay que copenhaguenizarlo, el que lo copenhaguenice será un buen copenhaguenizador”.

Copenhagenize.com es un portal que se encuentra en la red desde el año 2007 destacando la vida ciclista en la ciudad y marcando la pauta de lo que es el urbanismo ciclista para las ciudades modernas, llama la atención un contador en tiempo real que mide la distancia recorrida en bicicleta por los ciclistas urbanos en la ciudad y que promedia 1.2 millones de kilómetros al terminar cada día. Este verbo de difícil pronunciación invita a imitar las buenas prácticas de la ciudad más bicicletera del planeta.

Siendo este uno de los países más ricos de la Unión Europea en términos de ingreso per cápita, sorprende como se han apropiado de la vía pública, marcándola, apartándola, pintándola, invadiéndola, dejando en segundo o tercer término a su majestad el automóvil y, en concierto con autoridades, planeadores, ingenieros de tránsito, ciudadanos e incluso automovilistas, han ido haciendo del transporte en bicicleta una cultura que marca la vida en la ciudad. Un bellísimo video musical cuya liga les dejo al final de este artículo, muestra un día de la vida en la ciudad, se ve como con sol, lluvia, viento o nieve, hombres, mujeres y niños de todas clases y edades circulan por los generosos espacios ganados a las vialidades en bicis de las formas más diversas, bicis individuales, en tándem, con cajones para los niños o carreolas cubiertas para los bebés, con canastos frente al manubrio para el mandado y los enseres y sillas porta-niños sobre la rueda trasera, se ven amantes que se encuentran y se besan, parejas que se toman de la mano, (en Copenhague se habla incluso de mujeres con contracciones de parto que llegan a los hospitales pedaleando), todos ellos mezclándose en las calles en una suave, dinámica e interminable sinfonía de ciclistas en movimiento.

Con una apuesta complementaria por el transporte público, una creciente aceptación de los autos eléctricos y un paisaje de generadores eólicos, Copenhague es hoy en día la ciudad más verde del orbe y esperan en un futuro no muy lejano ser la primera ciudad libre de emisiones de CO2.

Siendo ciudades similares en población, los 90 kilómetros de ciclovías dispersas e inconexas de la ciudad de León palidecen contra la red de mil kilómetros que cubre el gran Copenhague, sin embargo a la hora de planear el urbanismo orientado al ciclista no basta con medir kilómetros de ciclovías, para Copenhaguenizar en serio hay que seguir una serie de lineamientos elementales que aquí no cumplimos:

1.- Las ciclovías deben conformar una red que cubra toda la ciudad de tal forma que le permita a los ciclistas viajar con seguridad desde y hasta cualquier punto de la misma, de manera que no haya calle, avenida o bulevar importante que no cuente con su ciclovía perfectamente delimitada.

2.- Donde todavía no existe una cultura de cuidado y respeto a los ciclistas como sucede en Guanajuato, es necesario proveer las ciclovías con boyas o guarniciones y señalizaciones apropiadas para garantizarles su integridad en la selva de automóviles. (“Los autos matan” reza un conocido cartel)

3.- El municipio debe proveer espacios seguros para aparcar las bicis, de preferencia cercanos o en las mismas estaciones de transporte público.

4.- Las intersecciones son puntos de peligro, deben demarcarse y señalizarse adecuadamente y contar con semáforos que den lugar al paso de los ciclistas.

5.- Complementariamente es necesario montar campañas intensivas en los medios que nos vayan educando dentro una cultura de respeto y simpatía por los ciclistas.

El ejemplo de Copenhague nos muestra que no se trata de una idea vaga o ilusoria de urbanistas o planeadores fantasiosos o idealistas, es el testimonio vivo y actual de un urbanismo orientado al ciclismo que enriquece la calidad de vida, regenera el tejido social, reduce las cuantiosas como inútiles inversiones en puentes, distribuidores viales, segundos pisos y súper bulevares, aminora la contaminación, disminuye los congestionamientos y mejora la salud y la condición física de sus habitantes.

Es tiempo de recuperar esa bella, antigua y arraigada tradición de ciclismo urbano en el estado perdida gracias a la obstinada e implacable labor de nuestras autoridades y urbanistas que le siguen apostando con todo a la movilidad en automóvil. Es tiempo de copenhaguenizar a Guanajuato y como los daneses, reiniciar un nuevo romance entre nuestras ciudades y las bicicletas.

 

Javier Hinojosa

[email protected]

 

Video Copenhagen – City of Cyclists: https://vimeo.com/4208874

Portal: www.copenhagenize.com

 

Read More

La Opinión en Así Sucede. Apropiarnos de los clusters, por: Javier Hinojosa, Presidente del Iplaneg

Feb 10, 2015

 

La razón por la cual vivo en Guanajuato es porque hace como 30 años, siendo yo impresor, se me ocurrió fabricar zapatos tenis lo que me forzó a viajar continuamente entre la Ciudad de México donde yo vivía y la ciudad de León donde se encontraban todas las materias primas, mi poco exitoso paso por este oficio no duró más de 3 años pero me sirvió para conocer León y los pueblos del Rincón y enamorarme del lugar al grado de quedarme a vivir aquí y entender el dicho aquel de “zapatero a tus zapatos” al darme cuenta de las serias dificultades que implica el fabricar zapato, esto me hizo valorar y respetar a los muchos zapateros prósperos que he conocido. Sin embargo no fue sino hasta apenas el martes pasado que mi señora y un servidor nos dimos a la tarea de recorrer por vez primera las bulliciosas calles del Coecillo, una nueva e interesantísima experiencia para ambos, conocer el mercado de la Luz  un mercado limpio y ordenado donde se exhibe una variedad interminable de pieles, caminar el barrio bravo, zapatero, emprendedor, el Gran Bazar del los materiales para el calzado, esta vez con el objetivo de explorar las posibilidades de vender caja genérica de zapato a los miles de piqueros que acuden diariamente a boulevard La Luz, Héroes de la Independencia y calles intermedias, a comprar piel, suela, horma, plantilla, sintéticos, herrajes, implementos de serigrafía y desde luego las imprescindibles cajas de cartón.

Se siente en el ambiente la efervescencia de esta ya muy antigua actividad que le ha dado sentido, carácter y fama al León de hoy en día y cuyo radio de acción se extiende a los pueblos del Rincón, en una cadena que parte desde el curtido de las pieles y la fabricación de las materias primas hasta la distribución en todo el país y el extranjero,

en la que miles de familias de todos los niveles viven, luchan, sudan, se acomodan, emergen, crecen, prosperan, fracasan y vuelven a empezar, viajan, copian, diseñan, mejoran, inventan, perfeccionan, exhiben, compran y venden. En todo momento se palpa lo autóctono de una actividad que les pertenece y que a pesar de los vaivenes políticos y económicos y los zarpazos de los chinos, prevalece más fuerte y arraigada que nunca.

Por el otro lado tenemos de factura más reciente, el floreciente e impresionante clúster automotriz, gigantes de la industria han vuelto los ojos a nuestro país y a nuestro estado aprovechando la cercanía con los Estados Unidos, la magnífica infraestructura  carretera, ferroviaria, portuaria y aérea con que contamos, las facilidades y subsidios que les ha otorgado el gobierno, así como una mano de obra barata y moldeable, de manera que en unos cuantos años, tenemos ya en el corredor un rosario de armadoras fenomenales que colocan a Guanajuato y a México como un jugador importante en el concierto global de la industria automotriz.

Sin embargo, a diferencia del clúster del calzado, el sector automotriz resulta más distante y ajeno, da la sensación de que tenemos visitantes extraños en casa, los mexicanos no hacemos carros mexicanos ni motores de combustión interna, los compramos por montones, nuevos y usados, los arreglamos cuando se descomponen y les acondicionamos accesorios y chucherías muchas también de manufactura extranjera. La aventura más cercana que hemos tenido de fabricar automóviles en el país ha sido la fallida gestión de un grupo de empresarios regiomontanos que en 1963 compraron la fábrica en bancarrota de automóviles Borgward.

Tenemos enfrente un gran reto y una gran oportunidad, podemos quedarnos como estamos proveyendo tierra y mano de obra barata y beneficiarnos, como hasta ahora, de una parte minúscula de la derrama económica del sector, de la mano con una oferta académica pertinente en la región, muchos industriales podríamos, sin dejar nuestra actividad principal, empezar por irle perdiendo el miedo a los tornos de control numérico y a las arduas y engorrosas certificaciones e ir diversificándonos, de la fabricación de artículos de piel y sintéticos a la de vestiduras, de la inyección de plástico para suelas y accesorios a la inyección de partes automotrices, de la fabricación de moldes y hormas a la fabricación de autopartes y de ahí a sub-ensambles, explorar y experimentar las muchas mejoras que se pueden hacer a los motores para reducir las emisiones contaminantes, e ir creando una industria local que pueda sobrevivir a los vaivenes de la economía mundial y en el proceso romper el paradigma de la construcción de costosos autos de lujo por vehículos diferentes más austeros, versátiles, económicos y menos contaminantes, más de acuerdo a nuestras necesidades, y cuando se vayan estas empresas no queden solo naves vacías y hordas de desempleados como sucedió en Detroit.

Es tiempo de irnos apropiando del cluster automotriz con la misma pasión y eficacia con la en su momento nos apropiamos del cluster del calzado.

 

Javier Hinojosa

Presidente del Iplaneg

[email protected]

Read More