En su discurso de Acción de Gracias, Obama compara a refugiados sirios con peregrinos

0
184

0919_discurso-de-obama-por-el-dia-de-accion-de-gracias-2015_620x350

El presidente apeló a la generosidad del pueblo estadounidense para recibir a decenas de miles de sirios que huyen de la guerra civil.

México.- En un mensaje con motivo de la celebración del Día de Acción de Gracias, el presidente Barack Obama comparó a los peregrinos que colonizaron lo que hoy es Estados Unidos con refugiados que buscan salir de sus países de origen por conflictos armados, y llamó a la población a abrirse a la posibilidad de que miles de refugiados lleguen al país en los próximos meses.

“Casi cuatro siglos después de que zarpó el Mayflower, el mundo está todavía lleno de peregrinos, hombres y mujeres que solo quieren la oportunidad de un futuro mejor y más seguro para ellos y sus familias”, dijo Obama en su discurso semanal, refiriéndose a la embarcación en la que los peregrinos llegaron al Nuevo Mundo.

Los primeros en celebrar el Día de Acción de Gracias fueron europeos asentados en América que habían huido de la persecución religiosa en sus lugares de origen.

En su discurso, Obama agradeció a la gente que ha apoyado su plan de recibir refugiados sirios que han huido de su país por la violencia generada por una guerra civil que ha dejado más de 250 mil muertos en los últimos años. “Me sentí conmovido por la generosidad de los estadounidenses, que me han escrito cartas y correos electrónicos en las últimas semanas ofreciéndose a abrir sus hogares a los refugiados que huyen de la brutalidad”.

Tras los ataques terroristas del pasado 13 de noviembre en París, perpetrados por fundamentalistas con supuestos pasaportes sirios, muchos sectores de la sociedad estadounidense ha pedido que se niega la entrada a los refugiados, argumentando que se le abrirán las puertas a terroristas que luego realizarán atentados en el país.

Ante estas preocupaciones, el presidente aseguró que “la gente debe recordar que ningún refugiado puede entrar a nuestras fronteras hasta que supere los más exigentes controles de seguridad. (…) Así sucedía antes de París y así sucede ahora”.