Fija juez fianza de 50 mil pesos a Martín Rico

0
204
Ignacio Flores Murillo, juez segundo penal, notificó este martes la resolución a la contraparte, quienes estiman en más de 60 millones de pesos el monto del daño.
Ignacio Flores Murillo, juez segundo penal, notificó este martes la resolución a la contraparte, quienes estiman en más de 60 millones de pesos el monto del daño.
Ignacio Flores Murillo, juez segundo penal, notificó este martes la resolución a la contraparte, quienes estiman en más de 60 millones de pesos el monto del daño.

 

CELAYA, Gto.- Un juez fijó una fianza de 50 mil pesos al empresario Martín Rico Jiménez, quien enfrenta en libertad un proceso penal por el delito de abuso de confianza.
Ignacio Flores Murillo, juez segundo penal, notificó este martes la resolución a la contraparte, quienes estiman en más de 60 millones de pesos el monto del daño.

Lo anterior luego de que fuera girada una orden de aprehensión y otra de reaprehensión por el delito de abuso de confianza siendo ejidatarios de Apaseo el Grande los afectados.

Rico Jiménez llevaba poco más de 6 meses prófugo de la justicia, negándose a declarar o a presentarse ante la instancia correspondiente.
Cabe recordar que el excandiato a la presidencia municipal por el partido Movimiento Ciudadano Martín Rico Jiménez, se presentó alrededor del medio día del martes 7 de junio a declarar en el juzgado segundo de lo penal por el delito antes mencionado.

Cabe señalar que el proceso inició desde el año 2013, y que la orden de aprehensión se le giró cuando Rico Jiménez contendía por la Alcaldía, por lo que a través de su amparo logro su libertad hasta noviembre del 2015 cuando le fue girada una orden de reaprehensión.

Las 33 hectáreas de terreno que fueron entregadas a Martín Rico, se encuentran en la zona suburbana de Apaseo el Grande, espacio pertenece a Salvador Álvarez y a dos de sus hermanos.

A Rico Jimenez le había sido embargada una propiedad a una empresa a su nombre el 29 de abril de este año como parte del juicio mercantil y penal.

El inmueble se embargó luego de que la empresa de Rico Jiménez no liquidó el adeudo con ejidatarios que inició con 60 millones de pesos, aumentando intereses mensuales.