Llegan miles a pedir imposibles a San Juditas en “La Concha”

0
308

img_0191

Por: Fernando Salgado

CELAYA.- Como cada año miles de personas realizan el peregrinaje más grande del municipio de Celaya, donde trabajadores, estudiantes, amas de casa y hasta elementos de seguridad honran al patrono de las causas difíciles; San Judas Tadeo.

Desde las primeras horas de este 28 octubre las personas comienzan a concentrarse en la salida a Comonfort, a unos metros del puente de Capufe. Ahí una bendición y comienzan la caminata, afrontando el pasar de los automóviles y el frío; a esa hora el termómetro marcaba los 10 grados centígrados, pero la sensación térmica era aún más baja; pese a eso la devoción aumentaba.

Mujeres, hombres, niños y adultos mayores caminaban por la zona del camellón de Av. Tecnológico hasta llegar a la glorieta de la desviación a Juventino Rosas, ahí pasaban al carril de contra flujo para aprovechar las luces de los vehículos y no ser embestidos.

Cada paso era destinado a San Judas Tadeo, el cual esperaba a sus feligreses en una humilde capilla a un costado de la carretera, sin embargo; aún faltaba algo de camino. A unos metros del libramiento norte, una familia brindaba las primeras señas de humildad y solidaridad que distingue la festividad.

Con una olla de atole y otra de tamales buscaban aligerar el pesado camino. Al preguntarles su nombre o apellido, decidieron reservarlo expresando que únicamente están para ayudar. La caminata continúa por otros 10 kilómetros. Al llegar a unos 500 metros de la capilla, comenzaba a escucharse el murmullo de la gente ofreciendo café, atole, tamales y pan dulce.

Además la música de mariachi que apenas había tocado ‘Las Mañanitas’. La gente comenzaba a realizar una fila que comenzaba a los pies de la imagen de culto de millones de mexicanos. Pareciera que el cansancio no estaba presente, al contrario; la emoción de estar en el lugar cobraba una fuerza que era perceptible hasta para los automovilistas que pasaban a un lado.

Frente a la capilla se encontraba una camioneta blanca y con una familia repartiendo pan y atole; era la familia García que desde hace 5 años vienen a compartir las bendiciones que les fueron entregadas durante un año. Comparten sus alimentos con policías que custodian el pasar de los peregrinos. Aseguran que siempre han sido socorridos por San Judas Tadeo.

El mariachi calla y comienza otra oración, al terminar es turno de la banda de viento quienes comienzan con otras ‘mañanitas’. El sentir de la fiesta esta presente en la comunidad de La Concepción, donde los que ahí congregan expresan la mayor humildad y solidaridad posible con el prójimo. Se contempla que más de 25 mil personas hagan el peregrinaje a lo largo del día… A dar gracias por las bendiciones de San Judas Tadeo.