Los panistas perdieron el Estadio León

0
24

Los panistas perdieron el Estadio León

Bárbara Botello

¿Hasta dónde se vale meter la pata? En León la han metido hasta el fondo, y no vemos que alguien pague las consecuencias. Como siempre, el PAN usará los impuestos de los leoneses y de los guanajuatenses para tratar de lavarse la cara por haber perdido el Estadio León comprando un terreno para regalarlo a empresarios para que inviertan en un inmueble nuevo.

Algo así como Cereales y Pastas Finas o los terrenos para Toyota. Para eso son expertos.

Esas mismas caras sucias que se repiten una y otra vez; estaban cuando empezó el problema, y se repiten ahora que se perdió el inmueble. Lo único que tenían que hacer los panistas era esperar un poco, pero les ganó la soberbia. Lo que mal empieza mal acaba.

La historia de ineptitudes comienza –y termina- con Felipe de Jesús López Gómez. Como secretario del Ayuntamiento, en 2000, creó el Fideicomiso que administraba el Estadio León; esta figura debía disolverse en 2010, y cuando esto ocurriera el inmueble pasaría a manos de la ciudad. En ese entonces Esteban Martínez, el actual contralor carnal, era el director Jurídico.

Hace 10 años, Francisco García León, secretario del Ayuntamiento, disolvió el Fideicomiso. Sólo tenía que esperar dos años más… ¿por qué lo hizo? Ellos bien saben a quién querían favorecer. Esta decisión fue votada a favor por Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, en ese entonces regidor y hoy delfín del gobernador Miguel Márquez.

Esta extinción anticipada fue la que abrió la puerta para que Roberto Zermeño y Héctor González iniciaran el juicio.

Y hoy, en vez de castigar a los responsables, el gobernador anuncia que ya tiene el terreno donde se construirá el nuevo inmueble. A nadie le avisó, por supuesto; realizó todo en lo oscurito, tal como lo hizo en su momento el actual alcalde Héctor López Santillana, con la empresa fantasma llamada Cereal y Pastas Finas, desde donde se concretó el mayor atraco a los guanajuatenses.

Cada vez queda más claro por qué los panistas quieren carnales en puestos clave: en Municipio –contralor carnal-, y en el estado, trabajo que le corresponde a su delfín Diego Rodríguez, si es que antes pasa la aduana de las elecciones.

¡Nos leemos la próxima semana!