Más tiempo para mayor productividad

0
36

Más tiempo para mayor productividad

Bárbara Botello

La gran mayoría de los ciudadanos considera que los diputados y senadores trabajamos poco. Lo cierto es que los periodos legislativos son relativamente cortos, y en ocasiones eso provoca que los asuntos que tenemos que atender se prolonguen demasiado.

Actualmente el Congreso de la Unión sesiona seis meses cada 15 días; con tan poco tiempo es complicado, por ejemplo, aprobar asuntos relacionados con reformas constitucionales que prevén en sus artículos transitorios la fecha límite para la aprobación de reformas legales, expedición de leyes secundarias o la designación de funcionarios.

De mayo a agosto, el Congreso de la Unión está en receso y ambas cámaras no sesionan en el pleno; esto desde luego no significa que los legisladores estemos de vacaciones porque el trabajo en las comisiones sigue (podemos reunirnos en cada una de ellas por lo menos una vez al mes, aunque el Congreso esté en receso).

También es cierto que mientras el Congreso no se reúne en el pleno, por el receso legislativo, existe una Comisión Permanente que está al pendiente y facultado para cumplir con las disposiciones expresas que le confiere la Constitución cuando alguna de las cámaras no lo hiciere antes del término de uno de los periodos ordinarios.

Necesitamos trabajar más, tanto en las comisiones como en el pleno, por eso el martes 8 de agosto presenté una iniciativa para reformar el artículo 66 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el segundo párrafo del artículo 4 de la Ley Orgánica del Congreso de la Unión para ampliar la duración del segundo periodo ordinario de sesiones.

La propuesta que presenté consiste en que se amplíe hasta el 30 de junio, es decir dos meses más. De aprobarse, entraría en vigor en 2019.

Lo que busco es hacer más productivo al Congreso de la Unión y no esperar a resolver los temas pendientes en un periodo extraordinario que, como hemos visto, resulta concretar una convocatoria al Congreso.

Hay mucho trabajo por hacer.

Según el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el Congreso tiene 25 pendientes que emanaron de reformas constitucionales y que en los artículos transitorios de esas reformas, se establecieron fechas concretas para aprobar modificaciones legales o designaciones.

¡Nos leemos la próxima semana!