Reconstrucción nacional

0
16

Reconstrucción nacional

Bárbara Botello

En el PRI decidimos renunciar al financiamiento que recibimos por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) para contribuir con estos fondos a la reconstrucción nacional, luego de los sismos del 7 y 19 de septiembre. Para cubrir las afectaciones en la Ciudad de México, Chiapas, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala, se requieren al menos 29 mil millones de pesos.

El Fondo de Desastres Naturales cuenta apenas con 9 mil 500 millones de pesos, por eso es importante la decisión del PRI: destinar los 258.6 millones correspondientes a las ministraciones pendientes de 2017 a las acciones de reconstrucción nacional. Y con la suma de todos los partidos políticos podríamos alcanzar los 992.7 millones de pesos.

Estos recursos no son del PRI ni de los demás partidos, son de los mexicanos. Lo que hicimos fue priorizar; esta es una acción inmediata y solidaria con el pueblo de México que sufrió la tragedia, y seguro podemos hacer más.

Los sismos nos dejaron una gran lección: ante la tragedia, México sigue en pie. Por eso la invitación al resto de las fuerzas políticas para que se sumen a esta causa, porque como hemos sostenido en el PRI, es irrelevante quién lo haya propuesto primero, lo importante es sumar esfuerzos, es replicar el espíritu que mostró la ciudadanía ante la tragedia, seguir el ejemplo de los héroes espontáneos -muchos de ellos anónimos- que sin importar edad, sexo o discapacidad física, estuvieron ahí para acarrear escombro, recopilar y trasladar víveres, dirigir el tránsito para agilizar el paso de los vehículos de emergencia, o simplemente alzar el puño para llamar al silencio que permitiera salvar vidas. Eso es lo que nos mueve como partido político.

Insisto, los recursos que aportamos son de todos los mexicanos, y deben emplearse en donde el pueblo lo necesita.

DEDAZO PANISTA

Nada detiene al gobernador Miguel Márquez en su afán por imponer a un candidato a modo para la gubernatura. Ya le tendieron la cama a Diego Sinhué Rodríguez Vallejo al definir el viernes 29 de septiembre en el Consejo Estatal el metodo de elección para el candidato a gobernador; en un claro agandalle del gobernador, el abanderado será designado. Un dedazo, en palabras simples.

Esto demuestra el miedo tan grande que tiene el gobernador de que su administración pueda ser realmente fiscalizada cuando deje el cargo, incluso por sus propios correligionarios. Mientras, los casos de corrupción están saliendo a la luz.

¡Nos leemos la próxima semana!