Video: General se envenena y muere tras escuchar su condena

0
6

El general bosniocroata Slobodan Praljak, que se suicidó hoy en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) en La Haya, fue uno de los militares croatas más destacados en la guerra de Bosnia (1992-1995) y, durante la contienda, ordenó destruir el emblemático puente de Mostar.

En plena sesión judicial, Praljak se suicidó hoy con veneno, en protesta por la confirmación de la sentencia que le condenaba a 20 años de prisión por crímenes de guerra y de lesa humanidad contra civiles musulmanes.

“El general Praljak no es criminal de guerra y rechazo con desprecio ese veredicto”, dijo tras escuchar la sentencia y, acto seguido, tomó el veneno.

Praljak era uno de los seis líderes militares y políticos bosniocroatas a los que el TPIY confirmó hoy la pena.

Los seis fueron condenados por haber participado en una “empresa criminal conjunta”, que se inició en noviembre de 1991 con la creación de la Comunidad Croata de Herzeg-Bosnia que duró hasta marzo de 1994, cuando el Acuerdo de Washington puso fin al conflicto entre croatas y musulmanes en Bosnia.

Este ente territorial, cuya capital era Mostar, nunca fue reconocido a escala internacional y Praljak comandó su Consejo de Defensa de julio a noviembre de 1993.

Cuando estalló la guerra, los habitantes de Mostar, en su gran mayoría bosniomusulmanes y bosniocroatas, unieron sus fuerzas contra los serbobosnios, pero cuando éstos se retiraron, comenzaron las hostilidades entre ellos.

Los crímenes que se le achacan incluyen, entre otros, la deportación de bosniosmusulmanes de Mostar y la tortura, violación y muerte de unos 40 civiles de la aldea de Stupni Do, en Bosnia central.